Home

Sin Pretensión

Sentí tus manos tomándome de mis brazos,
agitándome,
como si trataras de despertarme y decirme:
todo estará bien.

Arrebatándome,
tratando de darme a entender:
que nunca podríamos estar juntos.
Es por eso que te mostrabas ajeno.

Esperaba el momento de tener más cercanía,
manteniéndome lejana
a fin de poder retroceder o
colgar de algún punto límite.

Sabía que ese sentimiento
no lo volvería a experimentar,
fue por eso que lo hice realidad
en ese momento.

Hermoso lo que sentí ese día,
impensable ahora, aunque al azar…
pero agradecida.

Que una persona como tú,
no es para mí hoy…
Talvez para mí si hubiéramos coincidido antes.


Por: Martha Beatríz Vilchis Martínez - 29.10.2013.



Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
5
Promedio: 5 (1 voto)